¿Sirven el Ibuprofeno y el Paracetamol para aliviar los dolores de espalda y cuello?

¿Sirven el Ibuprofeno y el Paracetamol para aliviar los dolores de espalda y cuello?

“Tómate un ibuprofeno o un paracetamol, que te quitará el dolor, seguro”. ¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase después de quejarnos de un fuerte dolor en cabeza, cuello o espalda?

El paracetamol y el ibuprofeno son dos de los fármacos más utilizados y los que se encuentran en abundancia en cualquier botiquín de España. Sin embargo, ¿son los activos que componen estos dos medicamentos los más adecuados para combatir y aliviar los dolores de espalda y cuello que nos aquejan?

El dolor de espalda es uno de los problemas más frecuentes causante de la mayoría de las bajas laborales y la incapacidad en Europa. Tan solo en España un 80% de la población sufre o ha sufrido de esta patología. El dolor de cuello o espalda, según expone el libro “El libro de la espalda: Cómo entender, evitar y superar los dolores de espalda” escrito por el Dr. Francisco Kovacs, “se debe a una enfermedad general (o <<sistémica>>) en menos del 1% de los casos, y a una alteración de la estructura de la columna vertebral en menos del 4% “. Continúa explicando que “el resto de los pacientes, que representan aproximadamente el 95%, tienen un síndrome mecánico inespecífico, en el que el dolor se origina en las partes blandas (músculos, ligamentos o tendones), y habitualmente se debe al mal funcionamiento o sobre carga de la musculatura”.

Antes de conocer la eficacia del ibuprofeno y el paracetamol en el alivio de los dolores de cuello y espalda, es importante familiarizarnos con cada una de las características de estos fármacos. Aunque exista la creencia de que el ibuprofeno y el paracetamol son equivalentes, las diferencias entre ambos son evidentes.

Empecemos por el ibuprofeno. Se trata del “medicamente rey” de la triple A: analgésico, antipirético y antiinflamatorio. El ibuprofeno es un antiinflamatorio no esteroideo (AINE) que frecuentemente se utiliza como antipirético para el alivio sintomático de los dolores de cabeza, de muelas, cólicos menstruales hasta cuadros antiinflamatorios.

Por su parte, el Paracetamol es al igual que el ibuprofeno un fármaco con propiedades analgésicas y antipiréticas, pero no es un medicamento antiinflamatorio. Es resumen, está indicado para combatir la fiebre y el dolor.

Normalmente para paliar el dolor de cuello y espalda se prescriben medicamentos como los antiinflamatorios. Sin embargo, tanto el consumo del Ibuprofeno y el Paracetamol para tratar el dolor de espalda proporcionan poco beneficio, tanto para paliar el dolor como para el aparato digestivo.

Según un estudio elaborado por el The George Institute for Global Health en Australia para medir la eficacia de los medicamentos existentes para el tratamiento del dolor de espalda, y publicado por la revista Annals of the Rheumatic Diseases, sólo de uno de cada seis pacientes tratados con estos fármacos lograron una reducción significativa del dolor.

Entonces, ¿qué podemos hacer si en algún momento presentamos esta patología?

Los fármacos como el Ibuprofeno o el Paracetamol, no parecen ser la solución para este tipo de patologías. Lo que hacen es silenciar, a corto plazo, los problemas de espalda o cuello, permitiendo que estos crezcan y empeoren.

Lo mejor de todo es cuidar nuestra región lumbar, fortaleciendo la zona con ejercicios, alimentación saludable, manteniendo una postura adecuada en nuestro puesto de trabajo y en el levantamiento de cargas pesadas.

El Instituto Nacional de Excelencia Clínica (NICE) de Reino Unido recomienda la práctica, como prevención o tratamiento, de ejercicio físico, personalizado según las características del paciente. Esto, en definitiva, puede mejorar la gravedad del dolor y la función física y, en consecuencia, la calidad de vida.