El dolor crónico de espalda

¿Le duele la espalda? ¿Sigue todavía buscando la solución al problema o se conforma con un alivio pasajero? ¿No se habrá resignado?

Las estadísticas más recientes demuestran que en los países industrializados el 30% de la población sufre dolor crónico de espalda, es decir que tienen dolor continuo durante 3-6 meses del año. Parece que este problema está en auge y hay muchos intentos de solucionarlo. Pero en vez de mejorar la situación general, me da la impresión de que cada año hay más casos.

¿No hay solución al problema?

El dolor crónico de espalda es muy complejo y polifacético, por eso tampoco existe la solución única. Los facultativos aseguran que son muchos los factores, tanto físicos como psíquicos, que influyen en el dolor de espalda. Pero en los últimos años, los científicos afirman, cada vez con mayor insistencia, que los culpables del mal son los músculos autóctonos de la columna vertebral. Se refieren a los músculos profundos de la espalda que deben dar estabilidad y protección a los segmentos del movimiento.
Existe una gran probabilidad de que el problema básico sea la inestabilidad, que al principio produce dolor sólo en episodios cortos y raros pero con el tiempo los dolores incrementan la frecuencia e intensidad, y al final permanecen, creando lo que se conoce como dolor crónico. Además, al mismo tiempo, la inestabilidad permite un desgaste de los discos, vértebras y articulaciones vertebrales.
Las radiografías, TACs y resonancias magnéticas detectan protrusiones y hernias del disco, entre otras patologías. Y el dolor continúa. Está científicamente comprobado que el dolor de espalda en más del 80% de los casos tiene su origen en la inestabilidad segmental de la columna vertebral, con otras palabras: el origen del dolor es la falta de fuerza muscular, más exactamente la debilidad e incluso en muchos casos la atrofia de los músculos autóctonos de la columna.

¿Qué hay que hacer? ¿Fortalecer los músculos?

¡Sí! Exactamente, esa es la respuesta. Según las estadísticas, en más del 85% de los casos, el dolor disminuye o desaparece utilizando el método de la Potenciación Muscular Selectiva (PMS®) contra una resistencia progresiva. Una rehabilitación que consiga potenciar la musculatura de forma selectiva necesita cumplir varios requisitos, siendo imprescindibles la tecnología y la metodología apropiadas. Lo principal es aislar los músculos débiles de los segmentos lesionados. Con el ejercicio progresivo se consigue la curación de las estructuras lesionadas y la mejoría en la función de la columna.
Resumen: La solución al problema “dolor crónico de espalda” es la mejora de la función de la columna, el aumento de estabilidad mediante la Potenciación Muscular Selectiva (PMS®).
Los métodos enfocados a disminuir el dolor conseguirán como mucho eso: aliviar el dolor a corto plazo y de forma no persistente. Estos métodos, que son métodos pasivos (meditación, masaje, electroterapia, calor, frío, láser, acupuntura, etc.), pueden provocar un resultado pasajero, no permanente. Pueden ser un complemento en un momento determinado, pero ninguno de los métodos mencionados va a cambiar la situación deficitaria de la columna a largo plazo. La actividad física es parte de la recomendación médica para el tratamiento de las dolencias crónicas de espalda. Pero en muchos casos, los ejercicios recomendados no son eficaces: la natación, por ejemplo, es un ejercicio bueno para el sistema cardiovascular, pero no es lo suficientemente específico para reparar lesiones y tampoco para compensar déficits de la columna vertebral.
Los muy conocidos ejercicios abdominales son parte de un programa general, pero como ejercicios esenciales no valen. En el tratamiento del dolor crónico de espalda no es importante hacer algo que le haga sentir bien, sino algo que le haga estar mejor. El lema de mis clínicas es: Una espalda fuerte es una espalda sana. ¡No se preocupe tanto por su espalda…ocúpese…y actúe!

La Potenciación Muscular (PMS®) ¿es una alternativa a la intervención quirúrgica por dolor de espalda?

En el Congreso de la GMKT (Sociedad Médica de Potenciación Muscular Selectiva Terapéutica) con sede en Alemania y Suiza, que se celebró en la Universidad del Deporte de Colonia/Alemania, los profesionales médicos Brian W. Nelson, M.D., Neurocirujano en Minneapolis/EEUU y Joachim Baron, doctor en medicina, mostraron métodos alternativos a la intervención quirúrgica de columna vertebral, tanto cervical como lumbar.
El Dr. Brian W.Nelson presentó una investigación realizada por su clínica en St. Paul/Minneapolis con pacientes que le consultaron tras haber recibido de un médico la recomendación o indicación para una intervención quirúrgica por diferentes patologías de la espalda que asociaron dolor crónico de espalda, cervical y/o lumbar. La meta del estudio fue averiguar si era posible evitar la intervención quirúrgica realizando un programa individualizado de potenciación muscular selectiva, indicado por médicos, controlado por profesionales y realizado de forma fiable.

Investigación

Durante un periodo de dos años y medio, 62 pacientes randomizados entre 651 que habían cumplido los criterios del estudio, recibieron un tratamiento que básicamente se compuso de ejercicios generales dinámicos intensivos, contra una resistencia variable y progresiva; y de ejercicios específicos de potenciación muscular selectiva para los segmentos lesionados de la columna cervical y lumbar aislada. Se realizó un control de seguimiento después de 16 meses.

Resultados

Sólo 3 de los 38 pacientes que realizaron el programa completo de PMS® necesitaron una intervención quirúrgica.

Resumen

Teniendo en cuenta que el estudio no cumplía todos los requisitos de un estudio de valor estrictamente científico, los resultados nos parecen prometedores y satisfactorios. El resultado no permite la conclusión de que la PMS® fuera una alternativa a la intervención quirúrgica, sin embargo lo que queda claramente demostrado es que muchos de los pacientes designados para la intervención no tuvieron que ser intervenidos después de la PMS®.
Los resultados del Dr. Brian W. Nelson son idénticos a las experiencias y observaciones que efectuamos en Medical Exercise en España desde el año 1993, fecha en la que fue introducida la PMS® en nuestro país. Desaparece el dolor en un 85% de los casos.

El doctor Rudolf Binder, director médico de Medical Exercise, introdujo este método en nuestro país en el año 1993
¿Cuál fue el motivo por el que se decidió a traer Medical Exercise a España?

Me di cuenta de que había una necesidad clara. En España, entonces y ahora, se gasta mucho dinero por el dolor crónico de columna, en bajas, tratamientos, intervenciones… Este método, científicamente probado en universidades de Estados Unidos gracias a su estandarización tiene una seguridad en la aplicación que no tienen otros.

¿Puede llegar a ser tan beneficioso el ejercicio?

Todo ejercicio produce algún efecto, pero muy pocos producen resultados. Este es el único centro que trabaja sobre este lema. Llevamos un seguimiento continuo y no nos limitamos a terminar cuando el paciente se encuentra bien, sino cuando alcanza la meta.

¿Cuál es el porcentaje de buenos resultados que obtienen?

Del 80 al 90 por ciento de los pacientes experimentan una mejoría significativa, consiguiendo en más de un 85% de los casos la desaparición del dolor y, con ello, un aumento notable de la calidad de vida.

¿Para qué dolencias o afecciones está especialmente indicado Medical Exercise?

Síndromes dolorosos del aparato locomotor, como lumbalgias y cervicalgias, enfermedades degenerativas, como las hernias discales, artrosis, inestabilidades de la columna, escoliosis, fibromialgia, hiperlipidemias, diabetes, obesidad… se pueden tratar en Medical Exercise. Para potenciar la musculatura de forma específica no es suficiente hacer deporte, andar, nadar o hacer una tabla de ejercicios. En Medical Exercise “recetamos” ejercicio físico, determinamos la dosis, la frecuencia, controlamos la aplicación correcta y valoramos los resultados del esfuerzo utilizando la tecnología más avanzada.