Medical Exercise Especialistas en espalda

La terapia manual

¿Qué es la terapia Manual?

La aplicación de las manos al organismo con fines curativos, la herramienta que utiliza evidentemente son las manos del terapeuta que ayudado por una amplia formación académica y dilatada experiencia práctica es capaz de detectar anomalías orgánicas que producen dolor, disminución de la movilidad, pérdida de la funcionalidad, etc. y tras ello aplicar las técnicas apropiadas encaminadas a paliar estas carencias.

¿Qué técnicas utiliza?

Para el tratamiento de partes blandas usamos las técnicas de estiramientos y para las articulaciones fundamentalmente las manipulaciones o técnicas articulatorias más suaves.
En los últimos años ha habido un gran desarrollo científico de los métodos utilizados por la terapia manual, basándose en sus resultados muy positivos y en la demanda social que ello suscita. Es por ello que cada día son más numerosos los profesionales que se ocupan del tratamiento de lesiones que asientan sobre la “estructura”: músculos, ligamentos, tendondes, articulaciones, lo cual no deja de ser evidente pues la estructura ocupa más del 70% del peso de nuestro cuerpo, y gran parte de las patologías derivadas de los malos hábitos deportivos y sociales (estrés, falta de ejercicio aeróbico, falta de estiramiento, comidas de negocios, etc.) la agreden.

Son necesarios años de formación para llegar a descubrir el origen de la mayoría de los problemas con los que el paciente llega a nuestra consulta, si bien todos ellos tienen un origen común: falta de movilidad en algún segmento de todo nuestro cuerpo. Nuestro cuerpo funciona como un todo, y de esta manera un problema que en principio está en el tobillo puede verse reflejado por molestias a nivel de cadera, zona lumbar, etc.

¿Quién es susceptible de tratamiento con terapia manual?

Cualquiera de nosotros, pues no debemos esperar a tener dolores crónicos para hacer una consulta con nuestros expertos en terapia manual. Estos dolores crónicos quizás son mucho más rebeldes a todo tipo de tratamiento y los logros obtenidos en su alivio menores, que si hubiésemos comenzado tratando de forma aguda.
Cuando un problema llega a nuestro organismo, éste lucha contra aquél y la única forma que tiene de defenderse es crear adaptaciones que lo compensen.
El cuerpo ese adapta sucesivamente a cuantas dificultades se presentan hasta que se desencadenan las alarmas orgánicas, dolor inflamación, etc. y es en ese momento cuando consultamos con los especialistas. La enfermedad ya lleva en nosotros un tiempo creando cambios que ahora debemos descubrir y empezar a solucionar.
Por ejemplo: cuando tenemos un esguince de tobillo no lo movemos durante un tiempo más o menos largo, el dolor cede poco a poco y podemos reincorporarnos a una vida normal. Pero ese tiempo en que el tobillo estuvo inmóvil hizo que determinadas estructuras crearan adherencias para que no se moviera, y esas adherencias determinan una zona de no movimiento o movimiento limitado indefinidamente. Las consecuencias probablemente serán a largo plazo, pequeños dolores en rodilla o cadera originados por una ligera pérdida de movilidad en un sitio alejado del dolor y que difícilmente asociaremos a ese “pequeño” esguince.
La recomendación sería no dejar al cuerpo solo ante la lucha, sino buscar la ayuda de profesionales. Entre todos encontraremos la mejor solución a su problema.

Juan Angel Ballesteros
Fisioterapeuta

Tags: