Lumbar Extensión

La mayor parte del equipamiento de entrenamiento de la espalda baja disponible en el mercado fortalece, principalmente, los músculos glúteos y flexores de las extremidades inferiores. El inconveniente de este equipamiento es que no potencia la musculatura lumbar, que es la causante del dolor de espalda.

Con nuestro equipamiento somos capaces de corregir esta deficiencia. Eliminamos la influencia de los músculos extensores de cadera, ubicados en la pelvis y en miembros inferiores, y aislamos los músculos extensores y estabilizadores lumbares. De esta forma podemos evaluar y potenciar estos músculos de forma selectiva. Esto es esencial para tener una espalda sana.

Rango de movimiento combinado de columna lumbar y cadera.
Rango de movimiento aislado de columna lumbar.

Este aislamiento de la musculatura se logra gracias a un sistema de fijación patentada. Este sistema de fijaciones inmoviliza las caderas y elimina el efecto de los extensores de cadera ubicados en pelvis y miembros inferiores.

Con el fin de realizar una evaluación y posterior trabajo de la musculatura de la forma más exacta posible, es imprescindible contrarrestar la influencia de la gravedad sobre el peso corporal del paciente.

Para ello se dispone de un sistema de contrapesados. Este contrapeso permite que tanto la medición de fuerza, así como el trabajo de fuerza sea netamente muscular y no tenga en cuenta el peso corporal.

Los músculos lumbares tienen unas características muy específicas.

Entre ellas se encuentra el equilibrio intramuscular o la distribución de fuerza a lo largo del rango de movimiento. Esta distribución atiende a un ratio de 1,4. Es decir, un músculo equilibrado tiene un 40% más de fuerza en la flexión que en la extensión.

Con el sistema de discos excéntricos patentado de nuestros equipos, podemos variar la resistencia del ejercicio a lo largo del rango de movimiento. Esto garantiza la resistencia adecuada en cada punto de rango de movimiento.

Así logramos recuperar el equilibrio muscular en un músculo desequilibrado.

Con nuestro equipo, podemos evaluar de forma isométrica la fuerza del paciente.

Una vez conocida la fuerza del paciente, podemos mejorarla mediante un entrenamiento concéntrico y excéntrico de la musculatura.

Los incrementos de resistencia son de 1 libra (497 gramos). Estos incrementos infinitesimales permiten una evolución gradual y una perfecta adaptación a las capacidades y necesidades de nuestros pacientes.

Gracias a nuestro sistema informático y base de datos, los resultados de estas mediciones se comparan con parámetros normativos según sexo, edad, talla y peso.

Fuerza de un paciente pre tratamiento.
Fuerza de un paciente post tratamiento.

Así, el incremento de fuerza y la evolución del paciente quedan documentados en cada momento.