Medical Exercise Especialistas en espalda

Antonio Ruiz presenta una comunicación en el Congreso Nacional de Fisioterapia

Con motivo del “XI Congreso Nacional de Fisioterapia: Fisioterapia y Neurorehabilitación” celebrado los días 3 y 4 de abril de este año en la Universidad Católica de San Antonio de Murcia, Antonio J. Ruiz Domènech (colaborador de Medical Exercise) presentó una comunicación libre titulada: “UTILIZACIÓN DEL CINTURÓN DE FUERZA EN LAS SALAS DE FITNESS: ¿USO O DESUSO?”.

La presentación mostraba a modo de resumen una revisión de distintas investigaciones acerca del uso de este equipamiento tan usado en las salas de musculación sin una base científica aparente, de ahí el interés por conocer los factores beneficiosos y perjudiciales del mismo.

Como aspectos favorables de su uso apenas se pueden mencionar dos:

  • Por un lado, la utilización del cinturón de fuerza puede reducir los grados de flexo-extensión de la columna lumbar que en sujetos con dolor en esta zona les podría otorgar cierto alivio.
  • Por otro lado, se ha observado que si aplicamos el cinturón con suficiente presión sobre la región lumbo-abdominal se puede conseguir un menor aplastamiento de los discos intervertebrales a la hora de realizar los ejercicios de sentadilla y peso muerto, respectivamente.

En cambio, tenemos más motivos para no usar el cinturón que para hacerlo:

  • Este elemento puede dar una falsa sensación de seguridad precisamente por el primer motivo favorable citado anteriormente. El sujeto que lleva el cinturón trabaja (tanto en sala de musculación como a nivel laboral) con la sensación de que no va a alcanzar ciertos grados de movimiento, lo que puede llevar a descuidar más su higiene postural pudiendo desembocar esto en la adopción de malas posturas.
  • No hay resultados concluyentes de que el cinturón de fuerza promueva una mayor activación de la musculatura estabilizadora el raquis lumbar (así como en otros estudios aparecen incluso disminuciones de activación), lo cual puede llevar a un desacondicionamiento de esta musculatura por la sobreutilización del cinturón.
  • A nivel de rendimiento no se ha demostrado una mayor mejora en los músculos agonistas para la realización de sentadilla.
  • En otro estudio se pudieron apreciar mayores aumentos en las pulsaciones por minuto y en la tensión arterial en el ejercicio de peso muerto en los ejecutantes que llevaban cinturón frente a los que no lo hacían, lo que en sujetos con riesgo coronario estaría claramente contraindicado el uso del cinturón.

En la misma comunicación se dieron una serie de recomendaciones a la hora de utilizar el cinturón de fuerza:

  • Los ejercicios para los que podría ser usado deben ser principalmente poliarticulares que estresen la zona lumbary realizados con alta intensidad.
  • En caso de ser utilizado, el cinturón debe estar muy apretado para provocar la disminución en la presión de los discos intervertebrales. De no ser así, ni siquiera tendría sentido su uso.
  • Estos gestos deben estar siempre supervisados por un especialista, ofreciendo un feedback continuo al ejecutante para mantener una buena higiene postural.
  • La región lumbo-abdominal debe ser fortalecida de forma independiente y activa para no dar lugar al desacondicionamiento de la misma.
Tags: